La obsesión enfermiza de los medios de la derecha con la Representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) y sus incansables esfuerzos para derribarla alcanzaron niveles absurdos este fin de semana cuando fue criticada por “usar autos” en un artículo del New York Post.

Evidentemente, los medios de comunicación no estarán satisfechos hasta que Ocasio-Cortez done todo lo que ella posee a la caridad, se presente al trabajo con un barril sostenido por tirantes y viaje por Washington en un lindo y ecológico caballo.

El infame panel de cómic de Matt Bors en el Nib puede resumir con precisión las acusaciones de hipocresía que se hacen con los dedos y la mala fe de la hipocresía. En el mismo, que ves abajo, la mujer dice: “Debemos perfeccionar la siciedad de algún modo” y estúpidamente el hombre le responde: “Aún así tú participas en esta sociedad. !Curioso! Yo soy muy inteligente“.

.

.

Ocasio-Cortez abordó de manera preventiva el próximo ataque hipócrita que seguramente ella habrá de debe enfrentar por parte de sus críticos, dejando en claro cuán estúpidos son sus argumentos con un mordaz tweeting:

Alexandria Ocasio-Cortez: “Necesito reconocer algo ante ustedes. Francamente no sé cómo mi reputación medioambiental podrá recuperarse. 

Hoy… he escrito en un libro… que está hecho de PAPEL. 

Aparentemente usar las nuevas tecnologías significa que no puedo luchar por nuevos trabajos, invertir en infraestructura y energía renovable”.

.

.

La idea de que no puedes criticar ningún aspecto de la civilización moderna mientras disfrutas de algunos de sus beneficios es absurda; el atropello no es más que un esfuerzo dedicado por parte de los multimillonarios maestros titiriteros que poseen los medios de la derecha para desacreditar y descarrilar cualquier esfuerzo para poner fin a nuestra dependencia de los combustibles fósiles e instituir cualquier tipo de programa de descarbonización que pueda llevar a un recorte en su ganancias o, lo que es peor, mayores impuestos para los ricos.

El Nuevo Acuerdo Verde y las políticas defendidas por políticos como Ocasio-Cortez son de la mayor importancia, y no podemos permitir que sus patéticos maullidos nos distraigan del objetivo de preservar la civilización humana y los ecosistemas del mundo como los conocemos.