Lo que estabas esperando acaba de suceder. Ya sea porque se le fue o porque la demencia lo traicionó, todo indica que Donald Trump parece haber aceptado que Joe Biden será el próximo presidente de Estados Unidos.

Luego de haber intentado todos los trucos, de haber perdido 50 demandas y después de pasar un mes lanzando desafíos legales contra la legitimidad de las elecciones en un intento infructuoso de encontrar un juez dispuesto a aceptar sus porquerías y permanecer públicamente sumido en la negación, Trump se dirigió a Twitter el viernes por la mañana y emitió una demanda críptica para que la Corte Suprema “hiciera lo que todo el mundo sabe que hay que hacer“.

Donald J. Trump: Ahora que la Administración Biden será un desastre plagado de escándalos en los próximos años, es mucho más fácil para la Corte Suprema de los Estados Unidos seguir la Constitución y hacer lo que todos saben que se debe hacer. Deben mostrar gran valor y sabiduría. ¡Salven a los Estados Unidos!

.

.

Muy de acuerdo con el estilo típico del Donald, no queda claro qué le pide Trump a la Corte Suprema, además de mostrar “coraje y sabiduría“.

¿Está pidiendo una  revocación de las elecciones al estilo Bush v. Gore a pesar de la ausencia de las condiciones necesarias que pudieran avalar tal decisión?

¿Les está pidiendo que acusen a Biden en el futuro, a pesar de que no tienen el poder para hacerlo? ¿Les está suplicando que lo declaren unilateralmente presidente, lo que naturalmente ellos no pueden hacer?

¿O es solo su forma de hacerle saber a la nación que ha aceptado el hecho de que perdió, lo que hasta este momento ha sido completamente incapaz de hacer, incluso en privado? La corresponsal de NYMag, Olivia Nuzzi, informa que :

Varios funcionarios con los que he hablado me han dicho que, aunque Trump entiende que perdió, todavía no está listo para admitirlo, ni siquiera en una conversación privada, y que no quiere tener gente cerca que no esté dispuesta al menos a fingir que aceptan su ficción de que hay un camino a seguir para revertir los resultados“.

Aceptar que Biden ha ganado al pedir de manera preventiva su destitución es la forma más truculenta en que podría hacerlo, pero con un poco de suerte, finalmente está comenzando a reconocer la verdad, y podemos emprender la tarea herculeana de reparar el daño que este sociópata narcisista ha hecho a nuestra otrora gran nación.