Mientras su presidencia continúa implosionando en cámara lenta a su alrededor, Donald Trump está arremetiendo más que nunca. Está absolutamente aterrorizado de perder su control cada vez más resbaladizo sobre el poder. Incluso si de alguna manera se las arregla para evitar ser enjuiciado y destituido de su cargo, el campo demócrata que se apresta a enfrentarlo en el 2020 es fuerte y diverso, mientras que todo el Partido Republicano se está definiendo cada vez más a los ojos del país por la corrupción desenfrenada de esta administración.

Ahora, Trump acaba de lanzar un ataque desesperado contra los demócratas en un evento en Florida, llamando a los candidatos al 2020 “maníacos” en un esfuerzo perezoso para difamarlos con un pincel amplio.

La última administración, francamente, fue moderada en comparación con los maníacos que escuchas hoy. Estos son maníacos”, dijo el presidente, claramente ajeno a la ironía de que sea precisamente él, un lunático que se desmorona rápidamente, quien se refiera a cualquiera como un “maníaco”.

“Elizabeth. Pocahontas Warren”, continuó Trump, reutilizando su apodo racista favorito para la destacada candidata presidencial. “Sabes que cuando yo la golpeé tanto, pensé que se había retirado. Pensé que ella se había ido. Ella salió de las cenizas. Ella emergió. Ahora probablemente tendremos que volver a hacerlo porque no veo que el “Somnoliento Joe” lo haga, te lo diré. No, pensé que se había ido —continuó, aparentemente preocupado porque ella ahora está aumentando rápidamente en las encuestas.

.

El Frente Internacional Anti Trump (FIAT) se solidariza con el resto de las organizaciones que en todo el país hoy piden la destitución de Trump. Tú puedes hacer la diferencia HACIENDO CLIC AQUÍ y regalándonos un “ME GUSTA” e invitando a tus amigos a unirse a nosotros. Por favor, no lo dejes para después. Actúa AHORA.

.

Aaron Rupar: “Se supone que este no es un discurso de campaña, pero aquí está Trump usando un insulto para degradar a Elizabeth Warren y hablando de cómo piensa “golpearla” nuevamente. Luego se abalanzó sobre el “Somnoliento Joe”.
.


.

En un momento, Trump dijo que el país “irá al infierno” si los demócratas se apoderan de la Casa Blanca. Luego comenzó a coquetear una vez más con la idea de postularse para un tercer mandato inconstitucional. Cuando algunos miembros de la audiencia gritaron “cuatro años más“, el presidente respondió con entusiasmo y reflexionó sobre sus inquietantes fantasías autoritarias. Sacó a relucir a una persona no identificada que expresó su preocupación acerca de que Trump saliera de la Casa Blanca y se burló de esas preocupaciones como ridículas antes de abundar sobre la idea.

“Si quieres volverlos locos, solo di ocho años más o doce años más. Dieciséis. Dieciséis estarían bien”, dijo el presidente, tratando de hacerlo pasar como una broma a pesar de que su constante retozo con la idea parece mucho más un globo de prueba que una broma. “Realmente los llevaría a la basura. Y es por eso que hacen la basura esa de juicio político porque saben que no pueden vencernos de manera justa. Esa es la única razón por la que lo están haciendo. No pueden ganar. Si ganaran, será un día triste para nuestro país”, agregó.

Este tipo de retórica no debe descartarse a la ligera, sin importar cuán bromista Trump trate de hacer que suene. Es un presidente completamente sin ley, sin respeto por nuestras normas democráticas. No podemos presumir que hay un límite único que no cruzará si se le da la oportunidad. La desstitución es el único camino a seguir.

Aaron Rupar: “Trump dice que “el país se irá al infierno” si pierde el año próximo”.

Aaron Rupar: “Aquí está Trump “bromeando” sobre violar la ley y cumplir más de dos mandatos como presidente.

“16 [años más] estarían bien. Realmente conducirías [a los medios] a la basura”.
.


.